Biofábrica proteica

Del residuo orgánico a la proteína

Mosca black soldier
Mosca black soldier

El futuro llegó y la sustentabilidad alimentaria depende, entre otros factores, de la oferta de proteínas. En tal sentido, cría de insectos ha despertado un gran interés, debido a la necesidad imperiosa de encontrar nuevas fuentes de proteína animal de alta calidad.

El uso de insectos como fuente de alimento.

Contiene muchos beneficios ambientales y para la salud, los insectos tienen un alto grado de conversión de una amplia variedad de fuentes de materia orgánica; su producción implica una menor producción de gases de efecto invernadero, producen proteínas de alta calidad; su impacto ambiental es menor; requiere menos espacio, etc.

Estos insectos pueden alimentarse de materia orgánica y producir productos de alta calidad como proteínas (para uso en piensos y alimentos), grasas (detergentes, aceites industriales), quitina (purificación de agua, agricultura, industrias química y farmacéutica) o sustratos con capacidad de fertilización.

Se utilizan con gran interés, para reducir el volumen de desechos, reducir significativamente los costos de transporte y generar productos de valor añadido.

Este proceso ha dado a los insectos un inmenso potencial innovador para reconectar las diferentes esferas de la industria agroalimentaria y la cadena alimentaria. Esta nueva industria que comienza a surgir también tiene el potencial de conectarse con otras áreas industriales relacionadas con la generación de desechos.

En general, estos productos derivados de los insectos tienen elevadas proporciones de proteína bruta, en rangos entre 40-44% proteína bruta (en base a materia seca) de la larva de mosca soldado negra o hasta el 60% de la larva de mosca negra o los saltamontes, e incluso puede llegar al 70% en el gusano de seda (Tabla adjunta).

Tabla 1: Composición química (% sobre materia seca) de harinas de insectos de mayor interés productivo (a partir de Makkar y col., 2014), en comparación con harina de soja y harina de pescado (a partir de FEDNA, 2010).

CenizasGrasa brutaProteína brutaLisina totalMetionina total
Musca doméstica (larva)10,1 ± 3,318,9 ± 5,650,4 ± 5,33,071,11
Hermetia illucens (larva)20,6 ± 6,026,0 ± 8,342,1 ± 1,02,780,88
Tenebrio mollitor3,1 ±0,936,1 ± 4,152,8 ± 4,22,860,79
Bombyx mori5,8 ± 2,425,7 ± 9,060,7 ± 7,04,252,12
Harina de soja (44% PB)7,02,250,03,050,67
Harina de pescado (67% PB)16,310,171,85,311,94

Por otra parte, su contenido en grasa es variable, entre 10 y 25% de extracto etéreo, y puede llegar a ser muy elevado, hasta el 43% en larvas de Tenebrio mollitor, lo que recomendaría su tratamiento para desengrasarla. Además, muchos de ellos incluyen niveles altos de minerales, aunque en general son proporcionalmente pobres en calcio, excepto la larva de la mosca soldado negra.

Otro valor añadido que se ha citado es su potencial efecto antimicrobiano e inmunoestimulante, aún poco probado, atribuible a la quitina. Por el contrario, uno de los problemas relativos a su utilización está relacionado con su digestibilidad, que puede ser reducida si se considera el esqueleto quitinoso de los insectos, que se refleja analíticamente en niveles de fibra ácido detergente de 6-12% en gusano de seda ó 22% fibra neutro detergente en saltamontes.

La harina obtenida de las moscas es una excelente alimento para peces, aves y cerdos

No obstante, es necesario optimizar las condiciones de producción para reducir costes, garantizar una disponibilidad constante a un precio accesible y definir el impacto medioambiental de su producción, ya que por el momento la producción de insectos se plantea a pequeña escala, aunque actualmente se observa un aumento de granjas de insectos, no sólo en países asiáticos y africanos, sino también en Europa.

Además, hay que considerar el posible rechazo inicial del mercado a productos animales alimentados con insectos por prejuicios del consumidor, sin olvidar posibles limitaciones en digestibilidad, palatabilidad y alergenicidad (Verbeke y col., 2015).

En cualquier caso, el conocimiento de estos productos es todavía escaso, y se necesita mucha más información respecto a la optimización de la producción, composición y utilización digestiva, criterios de seguridad alimentaria y calidad de los productos, antes de considerar los insectos como ingrediente alternativo viable.

Paso a paso cómo convertir residuos orgánicos urbanos, biosólidos o industriales en alimentos proteicos o balanceados